poemas de eduardo dalter

poeta e investigador cultural, eduardo dalter nasceu em buenos aires em 1947. seus poemas foram publicados em importantes revistas culturais e jornais de países latino-americanos. entre livros publicados estão:aviso de empleo (1971), las espinas del pescado (1973), en la medida de tus fuerzas (1982), las costas del golfo (1995), mareas (1997), n.y. postales para enviar a los amigos (1999), la gente está en la calle (2002), marcha de los desocupados (2002), el mercado de la muerte (2004), canciones olvidadas( 2006), 7 poemas (2007), nidia (2007) cuatro momentos; ediciones del nuevo cántaro, buenos aires (2009). eduardo dalter também participará do 25º festival internacional de poesia de medellín, colômbia.

 

de estos vientos

buenos aires, 1984

nadie estuvo en sus ropas, en su patria, en sus raíces.
un silencio de lobo avanzó y corcoveó por estas calles.
el terror derribó puertas y espió por las mirillas.
una conmoción de muerte, de la puerta para afuera
y de los ojos para adentro, nos exilió del otro
y fuimos gente sola, de mirada huidiza, en los rincones
como las hojas tristes que los vientos amontonan.

 

de canciones olvidadas
buenos aires, 1995-1996

el tren de las 12.50
viene por nidia desde bosques.
pita entre las rancherías
y los desechos de ardigó
estremeciendo todo.
ella lo espera fumando
y mirando los árboles de enfrente
en el viejo andén de tierra.
así todos los días, como un rezo.

los caminos se abren
o se cierran
según sean tus cauces.
silban vientos
altos
o silban víboras.
se arroja
la marea, o apenas
se anilla
en dibujo leve
el charco.
tú trazas tu mapa,
y lo respiras

 

un breve poema bucólico

a mi madre, en memoria,
que hablaba del tiempo
qué tristeza, ¿no? estuvo lloviendo
a torrentes y una parte del parral
se está secando. no es buen tiempo
para sembrar, parece, ni para mirar.
las nubes están bajas, muy bajas, y
sólo se ve niebla, o alguien que está
triste o intenta disimularlo o habla
del tiempo o inventa un chiste. así
es la historia de la siembra. nadie
se engañe, nadie se ufane. una flor,
para que aparezca, es un milagro.


compartilhe!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • RSS
  • PDF
  • Email