jhoana patiño

jhoana patiño é uma jovem escritora colombiana. nascida em manizales, ela começou na literatura com livro  chamado ébano. lançado em 2010, o livro se constitui como um espaço de denúncia pública das amarras sociais que imobilizam as mulheres.

vientre de resistencia

yo no soy un vientre, soy un ser,
yo no soy un hijo, soy una mujer,
yo no soy un cuerpo que se toma, soy poder que se cuestiona,
yo no soy un rol, soy relación para la creación,
yo no soy una madre prometida, soy una posibilidad expandida,
yo no soy sólo palabras, soy silencio y miedo,
yo no soy solo razón, soy deseo y decisión
yo no soy sólo cuerpo, soy polvo de estrellas y arenas del desierto,
yo no soy sólo un vientre, soy poesía y canción,
yo no soy un rol, soy movimiento y quietud,
soy sueños y tormentas,
yo no soy un vientre prometido,
soy lo que quiero ser, soy lo que puedo ser,
soy lo que debo ser, pero no soy lo que tengo que ser,
yo soy mujer y me resisto a parir, sólo a parir,
quiero amar la vida, no sólo la vida de unos hijos,
soy mujer y doy vida con mi vida,
soy mujer y decido,
soy mujer y digo,
soy mujer y no crío.
soy mujer aunque no tenga un hijo.
yo no soy un vientre, soy vida.

 

me habían dicho que no existía…

me habían dicho que no hablara
me habían dicho que no era buena.

me habían dicho que no valía
que el amor no existía,
y que los golpes me los buscaba.

me habían dicho que no preguntara
que no soñara
que aguantara
que las mujeres no pensaban
que mi destino era la casa, la cama y la rabia

me habían dicho que no podía
que no debía
que me quemaría
que me odiarían
y yo les creí
y yo lo permití
y yo lo cambié

 

mujeres

mujer, ser en tensión y en posibilidad
ser de carne, hueso y novedad, eso eres, eso soy, una mujer en libertad

mujer en la lluvia y en el sol, en el frio y en el amor,
mujeres de risa y de llanto, de rabia y pasión
mujer en la muerte y el dolor, mujer en la vida y la razón
mujeres en cada segundo en cada rincón
mujer de silencios y miedos,
de vidas y cuentos.

mujeres en las luchas, en las revueltas y las protestas
en los caminos, en la guerra y en la paz
mujeres seres del viento y de la mar
mujeres de manos y de palabras
de falda y pantalón, de casa y de computador

mujeres de calle, de patio y soledad,
mujeres de hijos y sin ellos,
mujer, eso soy, eso eres, mujer un ser de posibilidad

 

me hubiera gustado…

me gustaría mucho haber crecido en otro vientre,
iniciar la vida de otra forma,
haber dormido en una cuna,
ser hija de otro tiempo.

me hubiera gustado conocer un arrullo
tener compañía y juguetes.
me hubiera gustado aprender hablar escuchando otras palabras
encontrar comida en la alacena cuando tenía hambre,
asegurarme en el abrazo de una hermana.

me hubiera gustado asomarme a la ventana y ver otros niños,
tener una cama para mi sola,
diferenciar el color de las cosas porque me lo enseñaron en la escuela y no porque mi color no era “bueno”,
me hubiera gustado ser cuidada y no tener que cuidar,
aprender a orar en las noches pidiendo a dios cuidar los niños del mundo y no exigiéndole respuestas,
me hubiera gustado que alguien me la hubiera enseñado la sonrisa,
tener amigos y amigas que no fueran imaginarios.

me hubiera gustado ver mover la mano de mi padre y sus pies caminando sin miedo,
me hubiera gustado tener en mi memoria otros recuerdos y no estos
si, me hubiera gustado tanto ser otra bebe, otra niña, otra adolescente, otra mujer, otra historia

sin embargo no puedo
soy este cuerpo,
soy esta alma
este rostro
esta historia
esta memoria
este dolor,
esta esperanza,
es así como me he hecho,
no tengo más que mi propia vida
y mis propios sueños.

mariposa sin alas
ébano sin tierra,
soy lo que recuerdo,
lo que me mueve,
soy del pueblo,
de la calle,
de la palabra,
del bus,
y la piedra,
de la casa sin muebles,
de la patria sin gente,
soy fragilidad y fortaleza,
temor y resistencia,
ni una cosa ni la otra,
ambas, muchas, infinitas

no soy más que lo que pienso,
no puedo más que lo que siento,
no tengo más que las palabras con las que existo en mis versos,
para crear la posibilidad de otro horizonte,
de un final distinto

 

no era yo el problema

el problema no era el golpe,
ni el insulto,
tampoco el dolor
o la sangre en el piso.

el problema no era la cicatriz en el cuerpo
ni la culpa que sentía,
mucho menos la vergüenza.

el problema no era mi cuerpo
no eran,
ni mis ojos,
ni mi color.

el problema era mi condición
ser mujer, ese era el problema.

no era por como vestía,
ni por lo que decía.
era porque así tenia que ser,
porque siempre había sido de esa manera,
porque la abuela le dijo a mi madre que el hombre era dios
y eso me enseñó ella.

el problema era el mundo,
con sus códigos machistas,
desiguales y violentos,
con sus lenguajes sexistas
y sus morales dobles.

el problema no era mio,
era de todos,
de los que sabían y no hacían nada,
de los que se tapaban lo oídos y desviaban la mirada,
de los que justificaban al hijo,
de los que celebraban la paliza.

el problema no era yo
y tampoco era nuevo,
era falta de memoria,
injusticia,
abandono.

el problema era una historia contada por hombres
y padecida por mujeres;
eran niñas vestidas de rosa para que fueran más puras
y niños pintados de azul para que fueran más rudos,
el problema no era el golpe en la cara,
era el permiso de todos,
el creer que era natural,
el sentir que era bueno,
el tolerar por miedo.

el problema no era el puño
era la herida en el alma
y el silencio.

 


compartilhe!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • RSS
  • PDF
  • Email