poemas de césar gonzalez

césar gonzalez nasceu em 1989 na villa carlos gardel (buenos aires, argentina).sendo muito jovem ingressou na cadeia, onde conheceu a patricio montesano,  que apresentou a césar um mundo novo através do acesso á livros de poesia, filosofia e história. ainda preso, césar com ajuda de patricio, publicou a revista ¿todo piola? e quando saiu da cadeia publicou seu primeiro livro de poesias chamado la venganza del cordero atado com o pseudônimo de camilo blajaquis. atualmente ele é diretor de cinema e tem obras como diagnóstico esperanza (2013), ¿qué puede un cuerpo? (2014), o documentário corte rancho (2013) e dois livros de poesia: la venganza del cordero atado (2010) e crónica de una libertad condicional (2011).

ayer hierro hoy niño

ayer me confinaron en el peor infierno
la sociedad cuando te olvida
el hierro habitaba en mi
toda mi esperanza
era morir matando
y hoy suplico a la vida
no negarme su saludo

ayer la psicóloga
se reía de mis planes
hoy no necesito su autorización
para dar el próximo paso

hoy ya no bebo del sol
en pequeños rectángulos
ayer yo era un niño
condenado a ser adulto
hoy soy un adulto

implorando niñez.

 

poesía para un zapatista

¡cuánto cuesta apretar ese botón que nos enciende!
sin tener que dejar la verdad abandonada
sin tener que dejar de ser niño
por eso es que amo a las revoluciones
por eso es que amo a los zapatistas
pequeños dioses en medio de este infierno
endulzaron cada gota de la lluvia
van remodelando el color de su pintura
manifiestan el poder de la sorpresa
el poder que no quiere el poder
acribillan sin balas a los dueños de la farsa
que nos condenan a un velorio cotidiano
llegaron casi al fondo de la utopía
demostraron hasta científicamente
que una revolución se hace sin rostro y con amor
son una luz invisible para el imperio educativo
pero si sobreviven es porque desarman el caos
por algo la selva decidió criarlos
por algo los arboles le brindan refugio
y hasta las hojas de los árboles son escudos ante la metralla
del señor oscuro y la tiranía de vanos placeres
por más que se intente todo el tiempo
condenarlos a ser la nueva remera roja
seguirán existiendo mientras vuelva el sol.

 

ciudad panóptica

el escenario es un colectivo
el aire que se respira es tristeza
no hay peor cárcel que la mirada del otro.
miran por la ventanilla
y sus miradas se pierden.
desean ser otra cosa
pero les divierte este caos.
llego a mi destino y me bajo.
me espera una reunión de
intelectuales de turno.
sus ideas agarraron un piquete
a mi los piqueteros me dejaron pasar.
antes que ahogarme decido marcharme.
vuelvo al lugar donde mejor me refugio
busco esa cueva donde nadie me encuentre.
ahí, donde puedo ser.
ahí, donde no obedezco.
en la soledad, en el único consuelo.
lo que observo es que hay mucho anhelo
se anhelan caricias, se anhela verdad.
hasta las veredas sufren por
esa multitud que se queja de la lluvia
porque moja su ropa nueva
porque los retrasa en el trabajo..
aunque el mundo es mas grande de lo que dicen
percibo que nos achicaron el tiempo…

 

re-diseñando la moral

descifrar molecularmente las distintas facetas, mascaras y trajes
bajo los que se camufla este sistema de ficción, pone en riesgo la salud,
por eso siempre será mas productivo sembrar una sonrisa
que cosechar atardeceres de angustia.
sumergir nuestra mente hasta los pensamientos más poblados y profundos
requiere un gran sacrificio, exige enamorar a la vida,
anhela desembarcar en territorios desconocidos.
redefinamos la existencia misma, y todo cuanto hay en el planeta.
exploremos, aprendamos, caminemos, lleguemos y después recién sentirse verdad.
respiremos lucidez. véase como fracaso esconder falsedad en nuestras miradas.
interroguemos al viento y a la muerte, pero primero emborrachémonos de coherencia.
hay que desacelerar nuestra idea de tiempo,
reinventemos los conceptos meta, objetivo, ganar, ser.
reinventemos el amor.

liberemos nuestros odios cautivos. levantemos la autoestima a la resignación,
que se refleje en nuestros rostros la mueca del compromiso.
que se nos permita al fin ser asesinos y matemos sin piedad a nuestros miedos.
no hay mejor escuela que la soledad, es allí donde esta el tesoro escondido,
es allí donde espera ansiosa la libertad.
seria importante apurarse, el universo ya nos tuvo mucha paciencia,
nuestra especie esta jugando con fuego.
animarse a tal sensación, a tan alta elevación, no es violar ninguna ley,
no es atreverse, es simplemente despertarse en una eterna primavera.
tampoco nos olvidemos de las lagrimas, el llanto lo traemos para descubrir la puerta
que nos lleva a la reflexión como esencia, a la comprensión como cultura.
aunque la lagrima, nuestra herida abierta debe guiarse con cautela, nuestro dolor no tiene que
rendirles cuentas a nadie, ni brindar explicaciones.

que sea anarquista, que lo consideren insano, que sea un puro artista.
¿por qué el pesimismo? la humanidad inventó la guerra, pero primero inventó la esperanza.
inventa a sus tiranos, pero más recuerda y honra a sus libertadores.
colecciona milenaria destrucción, milenaria avaricia, milenario egoísmo,
pero siempre rogará por un poco de cariño.
seremos expertos en arruinar, pero más expertos somos en crear.
a esta altura ya percibe el caos toda raza, todo color de piel, toda nación.
se sospecha y se olfatea que todo está al revés, sabe que un día habrá que hacerse cargo, pero
prefiere dejarlo para mañana.

 

 


compartilhe!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • RSS
  • PDF
  • Email