poemas de leda garcía pérez

nasceu em san josé de costa rica, é escritora, advogada, comunicadora, atriz, produtora e diretora de radio e televisão. algumas das suas obras são: conmigo al desnudo, voces de olvido, poemas inevitables, cantos de piedra y pétalo, memoria infiel, poemas sonámbulos, elogio de la costumbre, poemas infieles, poemas locos que andan sueltos.

señora de los siglos

nací mujer, me gusta serlo,
en mi fruto sediento hay golondrinas
que recorren la piel y me desatan,
mientras la vida encorva sus pesares.

yo no seré ese hilo arrodillado
que cose sus temores
en el atrio del pensamiento estéril,
ni aquella que oculta en los armarios
su llave libertaria.

yo soy una mujer como otras tantas,
gobernante absoluta de mi paso,
señora de los siglos
con su herencia de flores
desafiando la espina.

mi fruto está maduro y quiero verlo
cosechando en los labios la palabra
y el verso y sus ventiscas.

nací mujer, me gusta serlo.

 
paso de pájaros

arrastro los castigos
porque mis piedras personales golpean los milagros
y convierten mi paso en pájaro pequeño.
repito ese dolor
cuando me asaltan culpas peregrinas
que escondo inútilmente en la memoria.
los milagros absurdos no cenan en mi mesa
y los otros llegan tarde o nunca llegan.
me refugio en la furia
porque la furia oculta mi impotencia.
en la silla vacía
la nostalgia me observa
mientras me sirvo el último reproche.

contrasonrisa

un abrazo imposible
nos recorrió el aliento
cuando el alma anterior
descansó su energía en otro lecho
y sollozó.
regresé a los caminos empedrados
con el dolor gimiendo en la memoria.
tenía menos heridas,
menos rasgos de luz,
menos jilgueros cotorreando en mi oído,
me sonreí llorando y te maldije,
madrid también sonrió
mirando sin mirar mi rostro antiguo.

no te arrodilles patria
(a honduras, por honduras)

podrán violar tu vientre,
lecho ancestral
de verdes latitudes,
y volverás ilesa
porque el dolor
no cabe en tus entrañas
mientras brille en la hondura
de tus ojos
la libertad del pájaro
infinito.
yo sé de tu nostalgia,
de la herida que duele
más allá de ti misma,
del lagrimón silente
que ondea en tu bandera
como un himno
que espera ser cantado
por la voz redimida
de su pueblo.
honduras,
patria de todos los poemas,
te canto en la palabra
que no sabe de balas,
porque recogerás
del pueblo
sus mejores cosechas,
aunque la tierra gima
las traiciones
de los hijos malditos.
yo sé de tus nostalgias…
pero en los campos liberados
crecerán las semillas
libres de rojos
incendiarios
y parirás los hijos
y las hijas
sin cadenas de guerra
amenazando.
todo en ti será fértil
como la buena hierba
que recoge tu mano
de madre solidaria.
no te arrodilles patria,
y acéptame en tu vientre
como a otra hija
que te sueña
sin que existan distancias
distanciándonos.

vigilia por el agua

tengo la sed del caminante
que recorre la tierra y se desmaya
cuando busca en la patria de los sueños
el agua necesaria.
cada gota se agota
en el recuerdo del río que envejece
sin milagros peinándose en las piedras.
no hay tesoros de líquidos placeres
escondidos en cuevas de bonanza
para saciar de verde el horizonte.
la muerte nos vigila
con su aridez de playa ausente,
yo escapo de su ira y me detengo
para beber la última esperanza.

bajo protesta

he visto en la vejez infancias nuevas,
indomables espumas carcelarias
que esconden los secretos
y gobiernan fantasmas en los tiempos de amnesia.
me persiguen las canas
con sus miedos colgando en el exilio.
morir sin morir cada mañana,
desfallecer de tedio con las manos vencidas
buscando no sé qué,
perder en el mutismo de los nombres
el abrazo frecuente,
perder y perder.
he visto en la vejez tanta locura,
tanta inocencia insospechada y triste,
que me asusta enfrentarla.
el tiempo se nos va,
tendré que envejecer bajo protesta!
fonte: letras-uruguay.espaciolatino.com


compartilhe!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • RSS
  • PDF
  • Email